Algunos consejos que no sabías para mantener tu línea en verano

Imagen de Niels Erik Bach Boesen en Pixabay

Estoy de acuerdo en que habrás leído por ahí infinidad de artículos o información que te hablan de lo mismo que te vas a encontrar a continuación, pero si cada año se opina acerca de esto y se trata como un tema importante, por algo será, ¿no crees?

El verano ya está aquí, a pesar de estar en mayo aún, que eso es otro problema bastante peliagudo. Es verdad que todavía no estamos a 40ºC a la sombra, pero tranquilos, que pueden llegar de un momento a otro y debemos de estar preparados. A continuación, te vamos a dar unas ideas para alimentarte correctamente en esta época del año de forma saludable.

Normalmente cuando hace mucho calor se nos quita el hambre y estamos cansados, esto creemos que es algo normal y que se debe a las temperaturas que tenemos que soportar, pero eso no tiene por que ser así. El sentirnos de esta forma es debido a que no estamos bien alimentados ni hidratados.

Tendemos a relacionar el verano con la caña/cerveza o tinto de verano en la típica terracita de un bar junto con unas patatas fritas para picar. Todos lo hemos hecho y no vamos a negar que es un momento muy placentero, sobre todo cuando estamos acalorados o con muchísima sed, pero no es nada saludable, a nuestro pesar. Nadie dice que no puedas hacerlo alguna vez, ya que todo en su justa medida no tiene porqué ser perjudicial para la salud, en términos alimenticios, pero sí que te podemos aconsejar y ayudar a que adoptes otro tipo de hábitos más saludables, si el anterior se ha convertido en algo rutinario para ti.

Como hemos mencionado antes, mantener una alimentación sana que te aporte nutrientes, proteínas y que a la vez te ayude a hidratarte es primordial para tener una buena salud y evitar, en gran medida, esos bajones de tensión o mareos que nos pueden dar por el calor típico de estas fechas. Prioriza en tu dieta alimentos bajos en calorías, fáciles de digerir y que además sean frescos.

Por ejemplo, las cremas de verduras son una muy buena opción, ya que las puedes tomar tanto frías como templadas, aunque te aconsejamos que elijas la primera opción. Algunas son las de calabacín, vichyssoise (crema fría salada elaborada con puerro, cebolla, patata y nata), o la de zanahoria. Están deliciosas y encima comes verduras casi sin darte cuenta. Ligado a esto está el ajoblanco, (sopa fría elaborada con pan, almendras molidas, ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre) es también un plato idóneo para combatir el calor.

No nos podemos olvidar del famoso gazpacho y salmorejo; aquí en España es muy típico tomarlo de primer plato o de acompañamiento en las comidas, así como de merienda o entre horas para refrescarnos. Está buenísimo y es muy saludable. Además, si nos aburrimos del típico gazpacho de tomate, siempre podemos probar otras versiones como el de sandía o remolacha.

El verano no es lo mismo sin las famosas ensaladas, nos salvan cualquier comida o cena, como acompañamiento o incluso, si son bastante completas, sirven de primer plato. Pero no las asocies solo a algo verde, nos podemos hacer ensaladas de muchos tipos; templadas, con ahumados, la mixta típica, con frutas, etc. de esta forma siempre tendremos la opción de comer saludable, ligero y fresco a la vez.

En relación a esto, no creas que las legumbres son solo un alimento de invierno, pues tendemos a considerarlas así. Otra alternativa es comer ensalada de legumbres, de forma fría, con otros ingredientes y aliños igualmente beneficiosas y deliciosas, aportando de esta forma esa cantidad de proteína vegetal necesaria para nuestro organismo.

Quien dice en ensalada dice en sus otras versiones. ¿Se te ha ocurrido alguna vez triturarlas añadiendoles otros ingredientes y consumirlas como snack? Sí, estamos hablando del famosos hummus, que ahora se ha puesto tanto de moda. Es otra forma de tomar legumbres, y en este caso sí que no te das ni cuenta. Lo puedes hacer como la mayoría de veces se consume, de garbanzos o si te aburre está opción siempre puedes sustituirlo por otras legumbres como las judías (blancas y negras) o las lentejas. Si por el contrario no te convencen estas recetas y prefieres hacerlo con alguna verdura u hortaliza, prueba con la berenjena, es una buenísima opción. Acompáñalo con pan tostado o con zanahorias u otras verduras cortadas en bastones, ¡está riquísimo!

Y por último, pero no menos importante, no te puedes olvidar de la fruta. Una de las mejores cosas que tiene el verano es su fruta: la sandía, el melón, las cerezas, picotas, melocotones, paraguayas y muchas más. A lo mejor ahora, al comienzo de la temporada estás deseando hincarles el diente, pero igual en un mes o algo así ya estás aburrido de lo mismo. Pues bien, te damos opciones para que puedas seguir tomando esta fruta pero de otras formas.

Seguro que se te han venido a la cabeza los granizados. Son una opción perfecta para refrescarte e hidratarte a la vez y beber otra cosa que no sea agua. Estos los puedes tomar de la fruta que quieras, siempre y cuando sean naturales y caseros. Basta con triturar la fruta que elijas con un poco de hielo y listo. Al igual que los granizados, también están los smoothies, que en este caso son como los zumos o granizados pero con alguna verdura. Hay que tener cuidado de cuando los compramos por ahí, pues suelen contener grandes cantidades de azúcar, así que si los hacemos nosotros mismos mucho mejor.

Otro clásico son los helados. Estos no destacan precisamente por ser sanos, pero también existe su versión “healthy”, sustituyendo los ingredientes más insalubres por otros más sanos.

En cuanto a la hidratación es muy importante que la tengamos muy presente. Existen algunas alternativas al agua fría e igualmente beneficiosas, por si estás aburrido de beber agua sin más. El té helado, que no es lo mismo que el nestea, puedes ser un sustituto (en momentos puntuales), ya que simplemente haciéndonos un té cualquiera que tengamos en casa y añadiendo hielos conseguimos una bebida muy refrescante y saludable. En relación con esto, también podemos acudir al café; es otra bebida que se puede tomar con hielo y en sus diversas versiones (con leche, solo, cortado, etc.)

Si con todas estas ideas sigues sin estar conforme o te siguen aburriendo las bebidas de verano prueba el agua fría con frutas congeladas, es una opción muy refrescante, ¡pruébala!

Bárbara Borgia Royo

Deja un comentario

Cerrar menú