Abastecimiento de alimentos en Canadá: el significado ecológico de comprar local

Imagen de ArjanneBurger en Pixabay

Aparte de mi abuelo materno, que emigró a Canadá desde Hungría en la década de 1930, mi familia es tan canadiense como la que más, enraizada en el “Great White North” (como llamamos a nuestro país) por generaciones y generaciones antes que yo. Mi padre creció en “the Prairies” (la gran región plana y algo tediosa en el medio) y mi madre creció en una granja de tabaco en un pequeño pueblo de Ontario. Recuerdo que cuando mi hermana y yo éramos más jóvenes, mi abuela nos dejaba comer frambuesas cogidas de los arbustos y que la ayudaba a encurtir pepinillos hechos en casa. Nos contaba sobre los pros y contras de la venta de estos productos, sobre la dependencia que ella y mi abuelo tenían de la gente de la ciudad que compraba productos locales.

No hace falta decir que siempre he sido inclinada (aunque de manera sesgada) de comprar productos locales. Sin embargo, hay muchos que no comparten mi experiencia personal en las granjas canadienses pero que, sin embargo, aprecian profundamente nuestra producción agrícola local y quieren comprar sus productos. De hecho, la investigación realizada por un medio de noticias de Canadá en 2016 indicó que el 61% de los canadienses dice que comprar alimentos locales es importante, y casi el 50% dice que pagaría mucho más por los productos cultivados localmente. Si estás familiarizado con la cultura de modestia y orientada a la comunidad en Canadá, estas estadísticas no te sorprenderán. Tal vez tampoco te sorprenda que seamos el tercer país con una alimentación más sostenible del mundo.

“Wraps” de pavo hechas con pepinos de origen local, lechuga romana y pimientos.

Entonces, ¿debería ser Canadá un modelo a seguir para hacer más sostenibles los sistemas alimentarios de otros países? No exactamente. Al menos no todavía.

Como todas las cosas están ligadas a la economía, nuestro sector agrícola y alimentario está orientado hacia el beneficio financiero y bañado por la ideología de la economía neoliberal (es decir, el gobierno «hands-off»). Es más caro para el consumidor comprar localmente que comprar en grandes supermercados. También las grandes superficies ven más cara la compra local. Los grandes supermercados valoran los precios baratos y la entrada constante de productos, lo que hace que prioricen las importaciones extranjeras en masa. Eso nos lleva, en general, a elegir entre conducir 5 minutos hasta el supermercado más cercano para nuestros productos o esperar hasta el domingo para conducir 25 minutos hasta el mercado local de alimentos más cercano. Ciertamente, no ayuda que en la última década nuestra sociedad haya sido dominada por la tecnología y la comodidad. Por ejemplo, se ha hecho popular entre los estudiantes de mi universidad encargar comida en una app para entrega a domicilio. Es un buen ejemplo.

Un tazón de yogur y granola con fresas, moras, arándanos y frambuesas de origen local, acompañado por jugo de arándanos procedente en parte de los agricultores canadienses.

Es crucial que la voluntad de los consumidores canadienses de pagar más por los comestibles locales no pase desapercibida por nuestras grandes cadenas de distribución, administradores de alimentos y legisladores. Existen amplios beneficios ambientales del crecimiento del mercado de cultivos domésticos. Al comprar y comer localmente, podemos disfrutar de cultivos que no solo son frescos, sino que son producidos por agricultores que respetan el uso altamente regulado de pesticidas en Canadá; regulación que, entre otras cosas, mantiene las toxinas nocivas fuera de la tierra y el aire. Además, nos ayudará a reducir nuestros residuos de alimentos. Ahora mismo, desperdiciamos el 58%, o aproximadamente 2.38 millones de toneladas de alimentos por año en Canadá  . Los grandes minoristas contribuyen significativamente al desperdicio de alimentos debido a la importación de productos en masa, sin importar que parte se dañe antes de que todos puedan venderse. El sistema “de la granja a la mesa” del mercado doméstico de cultivos nos permite reducir nuestro desperdicio total de alimentos y también reducir el costo ambiental y monetario del transporte global.

Si somos capaces de presionar a nuestros supermercados para que vendan más productos locales con la ayuda de una regulación gubernamental, podemos apoyar a los miembros de nuestra comunidad, hacer crecer nuestra economía y, lo que es más importante, reducir nuestra huella de carbono como individuos y como país. No está mal ser que Canadá sea tercero en el mundo en sostenibilidad alimentaria pero, como el canadiense de a pie que soy, creo que podríamos llegar al primer puesto.

Sophie Rusen

Deja un comentario

Cerrar menú