El regreso del potaje de vigilia

Cécile de France y otras personalidades acaban de lanzar la iniciativa Lundi Vert (Lunes verde), similar a la que lanzó hace ya unos años Paul McCartney (Meat Free Mondays). Consiste en apartar del plato la carne y el pescado un día a la semana, el lunes.

Las tres principales razones que esgrimen los patrocinadores de la iniciativa son contribuir a reducir la emisión de gases de efecto invernadero (la ganadería es una importante emisora de CO2, aunque no la más importante como se dice últimamente), mejorar la salud (comer menos carne reduce el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares) y finalmente por los animales (muchos animales, criados en instalaciones industriales, sufren condiciones de vida inaceptables).

Por si estas tres razones no te deciden hay que añadir una cuarta: comer menos carne nos permite ahorrar dinero, la carne es cara y la carne de buena calidad, procedente de animales alimentados con pastos y viviendo en buenas condiciones, mucho más.

Si no comemos carne, ¿qué podemos comer? No hace falta pensar en productos exóticos como el tofu o el seitán, tenemos a nuestro alcance toda clase de viandas que nos proporcionarán un alimento tan rico y concentrado como la carne, pero mucho más barato. Y también tenemos un recetario completo sin carne, con algo de pescado pero sin exagerar, que es la rama de la cocina española llamada “de vigilia”.

La vigilia consiste en estar alerta y despiertos mientras los demás duermen, y por extensión se aplicó a los días en que la iglesia mandaba no comer carne, que el canon 1251 establece en todos los viernes del año. Herencia de esta antigua costumbre es una rica variedad de recetas llamadas “de vigilia”. Podemos utilizarlas para practicar la laica y modernilla iniciativa de los “lunes sin carne”.

La receta cumbre de vigilia se llama precisamente así, es el potaje de vigilia. Contiene garbanzos, espinacas, unas esquirlas de bacalao (aunque la iniciativa francesa prohíbe el pescado, un poco de bacalao seco es ultra-sostenible) y aderezos a base de ajo, perejil, aceite de oliva y así. Es un plato muy sencillo de realizar, barato, saludable y amigo del planeta. Aquí tenéis una receta.

Poco a poco, podéis añadir a los lunes verdes los martes verdes, los miércoles verdes, los jueves verdes y los viernes verdes. Los sábados y domingos, a voluntad. Podemos poner en práctica toda clase de recetas basadas en vegetales, con poca o ninguna carne y tal vez algo de pescado. ¡Hay miles a un clic de distancia!

Deja un comentario

Cerrar menú